Es el tiempo que tardó en aparecer el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, por el hotel NH de Cuenca donde una decena de prensa peoples esperaban impacientes su compadecencia.  El hecho de que fueran las cinco de la tarde de un lunes con temperaturas superiores a los treinta grados «fastidió» aún más a los trabajadores de los medios de comunicación de Cuenca que incluso llegaron a plantear el marcharse de la sala.  Al final y con casi una hora de retraso el Secretario general del PSOE en Castilla-La Mancha comenzó la rueda de prensa no sin antes pedir disculpas a los medios por un retraso que se debió según el socialista a » una reunión que duró más de la cuenta».

Comparte este post con tus amigos