La iniciativa impulsada por los trabajadores de CMT, de vestir «de negro» un viernes al mes, es también «apoyada» desde la redacción de los cementeros en Cuenca por sus trabajadores más veteranos.  Este «sistema» de prostesta se puso en funcionamiento el pasado mes de octubre por defensa de la libertad de expresión del canal de televisión público.  Y es que los trabajadores que de manera voluntaria se suman a los «Viernes a Negro» también protestan contra la manipulación informativa, la plantilla paralela y la falta de transparencia entre otras cosas que están sucediendo en la Radio Televisión Pública de Castilla-La Mancha. 

Comparte este post con tus amigos