Rafa López fue uno de tantos y tantos becarios que pasaron por el extinto Día de Cuenca durante los largos veranos conquenses de principio de siglo. El joven natural de Campillo de Altobuey estuvo con los dieros el verano de 2004 en una redacción marcada por conquenses, malagueños y vascos. Junto a su mesa tenía a Aitor Aúpa y como fotógrafos de coberturas coincidió con Saúl El Largo y Fran Cortés mientras, el supervisor de todas sus crónicas era el director del diario Javier Semprúm.

Tras estudiar en la Universidad Complutense de Madrid, con Diana Manzanares como compañera, su último verano antes de terminar la carrera lo pasó ese año por El Día cubriendo un incendio en La Pesquera o la visita del entonces presidente José Bono a las fiestas de Campillo en su día grande un 8 de septiembre. Por aquel entonces Rafa ya trabajaba con un portátil puesto a su disposición para no tener que volver a Cuenca y mandar las informaciones desde su domicilio, una época que recuerda con «gratitud y mucho trabajo», comentaba el que fuera people a MundoCofrex.

Tras terminar su etapa periodística decidió estudiar un máster en dirección de empresas para pasar poco después a dirigir la empresa textil de su localidad Textiles Campillo, dónde sigue hoy tras coger el relevo familiar de su padre con un producción de más de 40.000 prendas al año que se distribuyen por todo el mundo.

Comparte este post con tus amigos