Manolo Día, Juan Voz o Nuria Ser. Son algunos ejemplos de periodistas que fueron bautizados con el apellido del medio al que pertenecían (que no al que pertenecen). A falta de originales apodos y siendo varios los nombres que se repiten en la palestra informativa, la tendencia consiste en atribuir el medio a la persona. Hasta ahí nada nuevo, lo anecdótico viene cuando esas personas cambian de medio de comunicación pero no de apellido.

Manolo llegó a Cuenca con 21 años. Era el verano de 2002 y junto con Isa y Aurora completó sus prácticas en el Día de Cuenca. Amadrinado por Triniticuenca y Mariaje, tuvo que buscarse después la vida en Tomelloso un par de meses hasta que hubo un hueco en la redacción de Cuenca. Era la época de Hector Luesma, José Luis Muñoz, Aurora Ponte, Aitor, Esther Palenciano… ( hoy ninguno continúa en el Día).


Allí estuvo casi 4 años, en Mayo de 2006 fichó por Global Castilla La Mancha ( nuevo periódico gratuito de tirada semanal). Y este fichaje no supuso el cambio de apellido. Manolo el malagueño siempre será Manolo Día…el medio que le vio nacer es el medio que llevará siempre inscrito en su porvenir.

Elisa Bayo trabajó para Onda Cero, un periódico de Albacete, RNE, pero su apodo siempre será Elisa Ser. Patricia García lleva más de 5 años en Castilla la Mancha Televisión, pero los más nostálgicos todavía la recuerdan como Patricia Onda Cero. Juan Voz trabaja en la actualidad conjuntamente para Crónicas y La Tribuna, pero él siempre será Juan Voz.


Otras personas que emigraron de la ciudad siempre llevarán en su DNI el apellido del medio que les dio la oportunidad de empezar en esto, Paloma Agüero siempre será Paloma CNC. Ahora en Libertad Digital, aunque siga cambiando de sitio ella siempre se apellidará así.

Lo mismo pasa con Gema Crónicas (ahora en labores medioambientales) o Rebeca Onda Cero.


Dime de dónde vienes y así te llamaré!

Comparte este post con tus amigos