Con la llegada del primer videoperiodista oficial a los medios de comunicación de Cuenca la pasada semana, el debate sobre la «legalidad» de esta figura donde una misma persona graba, redacta, locuta y monta coge fuerza de cara a un futuro en el que esta nueva figura puede tomar protagonismo en los medios. La veda ya está abierta, en ciudades con grandes estructuras informativas el videoperiodista ya es una realidad. Personas jóvenes, que buscan una oportunidad en este mundillo y que ni mucho menos tienen estudios de las dos partes requeridas ( periodismo e imagen). El resultado es una sola persona que hace el trabajo de dos, sin recibir por ello doble paga en su nómina. Un trabajo que a priori no tendrá un buen acabado, aunque quizás sea suficiente para los jefes de la empresa informativa para la que trabajan.


En Cuenca los únicos «amagos» de videoperidistas sucedieron con Isabest ( en sus inicios en Telecuenca en 2002), Óscar Tiburón ( con sus reportajes a cámara fija en Popular TV) y cámaras de 8 Televisión ( que en sus inicios no contaban con muchos redactores, teniendo que ir solos a los actos para luego depositar el bruto en la mesa de redacción).

Hace no mucho tiempo se enseñó a los periodistas a montar piezas de televisión, manejar el control de la emisora de radio, realizar fotografías para su periódico…..¿ por qué no aprender a grabar unos planitos?

Comparte este post con tus amigos