Tras su salida del Ancha en Cuenca el pasado mes de marzo, Pedro Furor da un vuelco en su historial laboral para trabajar en la campaña de la recogida de la cereza en Calatayud ( Zaragoza).
El artista abandonó nuestra ciudad y pasó el confinamiento en su pueblo zaragozano junto a su inseparable gato y con síntomas del COVIC-19 que le tuvieron un mes en soledad en su vivienda y con su madre dejándo comida y medicinas en el rellano del piso.


Una vez pasó todo Furor recibió una llamada de la que fuera su profesora de la infancia Rosa para trabajar en la empresa de su marido cargando y descargando seis alturas de palés de unos 500 kilos, de lunes a domingo hasta que termine la campaña.  El que fuera prensa people no se aburre en esta faceta y dice «no tener preocupaciones». Los agricultores que llevan las cerezas que Furor recepciona «alucinan» con ver a un artista y cara televisiva en estos menesteres.
El plan de Furor es terminar la campaña en unos días para luego mover currículums en Madrid o alguna ciudad con playa en España.  Si no le sale nada viajará al Reino Unido en octubre o noviembre para trabajar en un banco o lo que surga.
FOTO:  Alonso C.

Comparte este post con tus amigos