Antes solo tenían hijos los jefes o redactores con puestos de responsabilidad. Desde hace dos años, cámaras, fotógrafos y plumillas tienen maravillosos hijos.

Tantos que juntos llenarían una sola guardería.


Mario, Manuel, Candela, Emma, Julia, Violeta son el futuro.

Quién sabe si dentro de unos años sacarán el micro que traen debajo del brazo.

Comparte este post con tus amigos