Ha llegado sin darnos cuenta, pero ahí están. Son flores llamativas y coloridas que pueden verse en coches, camisetas y hasta tatuajes. Es la moda del verano (junto con las zapatillas de pescador que inundan playas y calles, son chanclas con agujeros que han pasado del hospital a la ciudadanía. Tremendamente horribles).


En otros tiempos también habitaban las pulseritas amarillas contra el cáncer, los calcetines metidos por dentro de las zapatillas, las zapatillas de los años 80 que vuelven a salir del armario, las zapatillas sin cordones… Son modas: falta de personalidad generalizada en las personas que compran y visten lo que otros llevan sin dejar que su decisión mande por encima de todo ello.

Con esto suplen un vacío personal y creen estar más protegidos. Situación ideal para publicitarios. Y ahora la florecita, fijaros porque mucha mucha gente la lleva….y es la misma!!!!


Por cierto, ¿hasta dónde llega la falta de originalidad para poner la pegatina de la flor siempre en la parte trasera del coche? ¿Es que el coche no tiene más sitios dónde ponerla?

Comparte este post con tus amigos