La operadora de cámara cementera, Rosío, volvía a la «actividad» diaria este miércoles con la grabación de un accidente laboral cerca de la estación del AVE de Cuenca junto a su compañero Galeote.  Y es que tras agotar su baja por maternidad, la única mujer cámara de la provincia volvía a «calzarse» una «ENG» once meses después.  Ya por la tarde Rosío no se libró de la vaca.  «Ya podía haber estado cinco días más en la tripita», comentaba la de Mariana en alusión a volver justo con el inicio de la «dura» (para los peoples) fiesta de San Mateo.

Comparte este post con tus amigos