Barber empezó a jugar al fútbol sala con tan solo 4 o 5 años en su pueblecito natal de Valencia. De ahí fue fichado por el Ontinyent (pueblo cercano al suyo) para practicar fútbol 11. El Valencia C.F. no dejó escapar esta perla en bruto y lo fichó para sus categorías inferiores con tan sólo 15 años. Con 20 y tras una mala campaña en el Valencia B, es cedido de nuevo al Ontinyent en Tercera división.

Miguel Zurro anda al tanto del centrocampista valenciano y se lo trae al Conquense en la temporada 2002-03. No tiene muchos minutos y termina ayudando al Conquense B en la fase de ascenso a Tercera división. Pero Barber madura futbolisticamente y se sale en la campaña en la que el Conquense casi asciende a Segunda división. Era el año 2005 y junto con otros destacados del equipo ( Lopez Garai, Zafra o Jorge López) es fichado por un Segunda A por su tremenda campaña en la medular. El equipo es el Recreativo de Huelva y con este y en sólo un año asciende a Primera División. Barber llega a la liga de las estrellas con 25 años. Tiene el placer de disputar partidos en el Calderón, Bernabeu, Mestalla o Camp Nou. Salva al equipo del descenso en las dos ultimas campañas. Ese niño que rompia macetas en su pueblo de Valencia, consiguió crecer poco a poco, categoría a categoría….y tras pasar por todas ellas….jugar en la mejor liga del mundo. 4.

Comparte este post con tus amigos