Este año será distinto para Sandra Compi. La cerrajera acabó un viernes por el cierre de la tele y empezó al lunes siguiente en su nuevo trabajo. Lleva tres semanas trabajando para la Delegación de Industria actualizando bases de datos de 8h a 15h de lunes a viernes, en principio para tres meses. Un cambio demasiado brusco en tan poco tiempo que hace que este jueves pueda «mirar» a los tamborcitos de turbas desde otra perspectiva distinta a la de la cámara.

-¿Qué es lo que más te ha chocado en tu cambio laboral? Estoy rara al tener horario fijo por primera vez, las horas pasan muy lentas…..de estar todo el día corriendo a estar encerrada en la oficina sin ver a nadie. Lo de ahora es justo lo opuesto a lo de antes, aún así espero adaptarme ya que llevo poco tiempo.

-¿Echas de menos la cámara? Sí, aunque al principio no quería saber nada de ella, en el fondo echo en falta ese rollito prensa de ver sitios y gente nueva continuamente.

¿Qué hábito has cambiado más a raíz del cambio? No estar pendiente del móvil, ahora incluso lo dejo en casa mientras trabajo.

-¿Dónde estarás este Jueves Santo a las 5:30 de la madrugada? En Cuenca, saldré por la noche…….pero sin la cámara.

Comparte este post con tus amigos