El veterano colaborador de La Tribuna de Cuenca, Pepe Monreale, pone punto y final a su etapa como prensa people y se jubila.
Tras llegar de manera «casual» a la prensa con su entrada en Radio Rato Cuenca ( Actual Onda Cero) en 1983 y con un paso glorioso por Granada dónde revolucionó las ondas, el conquense se retira vestido de tribuno en el periódico dónde aportó toda su experiencia con entrevistas en profundidad y contraportadas.

Son 37 años de carrera contados por Pepe a esta publicación.  Hubo de todo, programas radiofónicos en la noche granadina con más de 30.000 oyentes, colaboraciones en Canal Sur con «Apuntes de nieve» o incluso un gabinete de prensa dónde trabajó en Armilla ( GR).
Fue la directora Alizé García la que le abrió las puertas de Cuenca y de La Tribuna en 1998, en su regreso a casa.
MundoCofrex ha podido entrevistar a Monreale mientras amuebla su nueva vida colocando discos de vinilo en su casa y viendo venir la vida viajando.

-¿Qué cambios has apreciado en el mundo de prensa desde tus inicios hasta nuestros días?
En la actualidad hay poca creatividad.  El redactor se limita a acudir a ruedas de prensa con poco interés y no se vive el oficio como antes.  Además se ha perdido la frescura y vale todo, ayudado también por las malas condiciones en las que se encuentran muchos periodistas.


-¿Qúe compañeros le han marcado en su carrera?
Dos, Juanjo Moreno y Reyesmen.  El primero fue mi técnico de radio en Canal Sur y sólo con la mirada nos entendíamos, era muy bueno técnicamente montando entrevistas que parecían ser en directo además de elegir con exactitud los temas musicales.Por otro lado Reyesmen es un fotógrafo magnífico y un profesional acojonante.  Mi última columna «Tanden Perfecto» iba dedicada a él y a su precisa manera de trabajar dirigiendo a los personajes.


-Su mejor anécdota en estos años de trabajo.

En febrero de 2017 el Rey de España visitó Cuenca en los «Premios Nacionales de Cultura».  En un momento después del acto y en el interior de la Catedral, pude hablar con Felipe VI de una noche acontecida hace muchos años en Granada dónde yo vivía y coincidí con él en Sierra Nevada.  Se acordaba de todo aquello y estuvimos hablando largo y tendido.

-¿Echarás de menos la profesión?
Ahora mismo me encuentro con una resaca emocional todavía latente y no me planteo nada.  Ahora mismo no lo echo de menos, aunque no descarto editar algún libro con anécdotas o trabajos realizados en mi vida.

Monreal en Granada
Comparte este post con tus amigos