Viernes por la noche en Cuenca.  La procesión del Santo Entierro está a punto de salir desde la catedral mientras un puñado de peoples se agolpan en la salida junto a cientos de conquenses que intentan ver la procesión.  Los cámaras, fotógrafos y periolistos escuchan abucheos, comentarios de mal gusto y críticas por estar «estorbando y molestando» a la gente.

  Esta fue la tónica durante toda la Semana Santa, público inquieto que se queja pero que luego quiere ver buenas imágenes en los periódicos y la tele para «vender» su Semana Santa a todo el mundo.  También el acceso de los peoples al «set exterior» para la salida de las Turbas fue problemático, con un único acceso por el colegio Las Benitas que obligaba a pasar con los pesados equipos entre los exaltados turbos presentes en la plaza.  También el cordón de seguridad ponía impedimentos para el acceso de los profesionales acreditados.
El problema aumentó al estar todos los fotógrafos amateur autorizados que se movían entre los pasos con el consiguiente enfado de los hermanos.  La Junta de Cofradías emitió el pasado miércoles un comunicado a los medios pidiendo «respeto» de los profesionales en los desfiles.  Y el respeto existe, todo profesional sabe cómo trabajar en estas circunstancias pero si cualquiera puede tener una acreditación y en algunos momentos se juntan más fotógrafos que hermanos es normal que el enfado exista
Una solución para años posteriores, que en los directos de CMT se ha podido hacer, es colocar una tarima para los profesionales en todas las salidas de las imágenes y puntos de interés para así no molestar a nadie. También existieron problemas con la conexión 3G para los medios que narraban «in situ» las procesiones en puntos con la Plaza Mayor y San Felipe Neri.     

FOTOS: Ágreda y Loss Pineda
Comparte este post con tus amigos