-INTRO—Luisjam, Cuenca, 1976


-¿CÓMO LLEGASTE A LOS MEDIOS DE CUENCA?—- Llevaba siete años trabajando para una subcontrata en el teletexto de Telemadrid y quería volver a Cuenca por motivos personales. Me enteré de la baja de Mara en los deportes de la SER, hice una prueba y me cogieron. Empecé en agosto de 2007, después de estar 15 años «alejado» de mi ciudad.


LO MEJOR DE TU TRABAJO-—- Hacer radio es divertido, mucho más que mi anterior trabajo, el cual era muy aburrido por coger todo de agencias y no tener contacto con el hecho noticioso.

-LO PEOR DE TU TRABAJO— Los horarios y no librar ningún fin de semana. Sientes que vas al revés de todo el mundo, sobre todo para organizar viajes.


-¿CUENCA FOR EVER?—- Sí, salvo que me manden a sustituir a Paco González en el «Carrusel deportivo».


TUS COMPADRES DE LA PRENSA—- Mis compis de deportes: Heli Pérez, Rubén, Pinós, Manolo Noheda…. y con los que comparto redacción en SER Cuenca: Aitzchiber, Paco y Diego.


ACTO IMPORTANTE QUE CUBRISTE Y QUIERAS DESTACAR-— Cuando entré para «Carrusel Deportivo» a niveL nacional con motivo de la celebración en Cuenca de la final de la Copa del Rey de Fútbol Sala. Tuve unas diez conexiones repartidas en dos días. Paco me ayudó mucho y al terminar gente reconocida de la cadena SER y de Cuenca como Fernando Evangelio y Miguel Ángel Muñoz Encinas me llamaron para felicitarme.


TU POLÍTICO PREFERIDO-— Juan Ávila, me parece un «animal político» y me recuerda mucho a Rubalcaba, al que admiro mucho. Desde la sección de deportes no tengo apenas trato con políticos.


SI NO FUERAS PERIODISTA—- Nunca he pensado dedicarme a otra cosa. Desde pequeño lo tenía bastante claro y como segunda opción por si no salía Periodismo pedí Publicidad.


COSAS QUE NO SABEMOS DE TÍ Y QUIERAS CONTAR— En mis últimos años de carrera en la Universidad Europea de Madrid, mandé un currículum para realizar prácticas de verano en el grupo «El Día». Mi idea era trabajar en el periódico pero al final me hicieron pruebas de cámara para entrar en «Telecuenca». Me cogieron y cuando iba a empezar, una llamada del diario deportivo «As» tres días antes, hizo que cambiara de opinión.

Comparte este post con tus amigos