INTRO:  Arinana, 23 años, Navalcán ( Toletum)

¿Cómo llegaste a los medios?

Suponto que ha sido una cosa rodada.  Estudié la carrera en la Facultad de periodismo de Cuenca y luego nunca he dejado de hacer prácticas.  Imagino que las prácticas del programa «Yo estudio aquí» para CMMPlay ayudaron para que se acordaran de mí a la hora de llamar a alguien para las prácticas de CMM en la delegación de Cuenca.  Supongo que tampoco lo sé.

Lo peor de tu trabajo

Realmente, de momento, no tengo nada peor de mi trabajo si te digo la verdad. Todo lo peor me lo creo desgraciadamente yo misma, inseguridades, exigencias, etc.

Lo mejor de tu trabajo

Me quedo con esas entrevistas donde conoces a gente que son todo corazón.  El privilegio de conocer lugares, costumbres, tradiciones, que son un tesoro.  Podría seguir y no parar.

Si no fueras periodistas….

Es curioso porque ahora no me imagino de otra cosa.  Siempre me ha gustado la educación social y los niños, así que supongo que por esos ámbitos estaría el asunto.

¿Político preferido?

Desgraciadamente, no tengo político preferido.  Pero nunca me cansaré de ver las entrevistas de Miguel Ángel Revilla, es un tipo peculiar que ha conseguido llamar mi atención, no sé muy bien por qué jajaj

Tus compadres de la prensa

Prometo y no es por cumplir, que pondría el nombre de cada un@ de mis compañeros de trabajo porque no me han podido tratar mejor.  Es cierto que resaltan en mi cabeza automáticamente nombres como Sara y Oriana.  Desde luego que sin ellas este confinamiento hubiera sido muchísimo más duro.

¿Cuenca for ever?

Buff, pues no sé.  Es una ciudad que me ha atrapado por completo, por lo tanto no sería ninguna decepción quedarme forever.  Pero es duro estar lejos de mi familia, así que si tengo que soñar sueño con ciudades más cercanas, Toledo/Madrid… no sé.. aunque tampoco es algo que me preocupe, estaré dónde tenga que estar siempre y cuando sea feliz con lo que esté haciendo en ese momento.

Evento importante que cubriste y quieras destacar

La pandemia que estamos viviendo va a ser sin ninguna duda uno de los grandes hitos de mi vida.  Ha resultado, por desgracia, ser un evento continuado, pero cuando todo pase podré decir «yo estuve ahí, contándolo».

Cosas que no sabemos de tí

Me fui con los internos del centro penitenciario de Cuenca a los Pirineos durante siete días y pagaría por repetir la experiencia año tras año, una actividad que te enseña a ponerte en los zapatos del otro, muy necesaria por cierto.  Y como anécdota llevo un anillo de madera desde hace más de 7 años ( mano derecha, dedo corazón), que yo sé que es feo y que ha pasado de moda jajaj. Pero es una especie de amuleto, así que seguirá muchos años más.

Comparte este post con tus amigos