-INTRO—- Gema Crónicas ( 1990— Actualidad): Responsable de Prensa y trabajadora de: Diputación de Cuenca, Semana de Cine de Cuenca, UIMP, EFE, El Día de Cuenca, Diario 16, Crónicas de Cuenca, SESCAM (sustitución) y GEACAM (actualidad).

¿QUÉ HA CAMBIADO DESDE TUS INICIOS?-— Todo. Desde los medios de trabajo hasta la forma de acercarse a las noticias. No hace tanto tiempo que la elaboración de cualquier noticia era mucho más artesanal, mucho más cuidada… Ahora, todo es más rápido, más vertiginoso. Se impone cada vez más la inmediatez que viene proporcionada por la utilización de nuevas tecnologías, que hace tan solo 10 años estaban en pañales. En este momento, se recoge una información, un testimonio y al momento puedes enviarlo por correo electrónico… No hace demasiado que había que dictar, a veces, los teletipos por teléfono… Menos mal que llegaron los ordenadores y las grabadoras y las cámaras digitales… Incluso nuestro teléfono móvil es un instrumento de trabajo más.


-COMPAÑEROS DE LA VIEJA GUARDIA QUE HOY SIGUEN—- Mª Jesús Serrano, Rafael Riesco, Esther Palenciano, Miguel Ángel Ramón, Javier Semprúm, Aitor Anguiano….


-DESPUÉS DE TANTOS AÑOS EN LA PROFESIÓN—- He aprendido mucho de esta profesión. Se requiere capacidad de observación, de trabajo y de sufrimiento y sacrificio. Mucha gente piensa que el periodismo es una profesión fácil de ejercer en la que se sale mucho y se come y bebe gratis, por ejemplo. La realidad es otra. Esta profesión es absolutamente vocacional y con el tiempo te acabas acostumbrando a ver muchas cosas, escuchar otras tantas y estar siempre, eso sí, atento a lo que ocurre a tu alrededor. El periodismo te puede ayudar, sin duda, incluso a cambiar de profesión, porque a través del ejercicio de esta profesión se pueden descubrir otras más que te atrapan y que te gustaría ejercer.

¿TE VES MUCHOS AÑOS MÁS?-— Yo me veo como Gema Ortega en ésta y en otra profesión. Ahora estoy ejerciendo de periodista , pero quien sabe, tal vez me gustaría en un futuro cambiar de registro. Creo que ningún periodista se ve con seguridad en el ejercicio de su profesión. Hay periodistas ejerciendo de publicistas, novelistas, deportistas, actores, presentadores…No sé. Lo que tenga que ser será.


-¿QUÉ OPINAS DE LAS NUEVAS GENERACIONES DE BECARIOS?—- No puedo tener una opinión muy formada. En este momento no tengo mucho contacto con becarios. He conocido a otros a los que he acogido y he tratado mucho, pero ha pasado el tiempo. Y los becarios se corresponderán a una generación a la que yo ya no pertenezco y de la que desconozco sus preocupaciones, sus inquietudes o ilusiones. Seguro que lo hacen muy bien y que aprenden rápido. Eso es una condición básica del becario: hacerse pronto y rápido con la realidad que le rodea.


-¿QUÉ DIFERENCIAS ENCUENTRAS ENTRE LOS SUELDOS PERIODÍSTICOS DE TUS INICIOS Y LOS DE AHORA?—- ¿Diferencias? Muchas. Lo cierto es que comencé en Cuenca ganando mucho más de lo que gano ahora. No me quejo. Es el signo de los tiempos. Y ahora tener trabajo y que te guste es una bendición. Sí que creo que hemos perdido oportunidades de reivindicar mejoras salariales amparándonos en que nuestro trabajo es creativo, riguroso, serio, cercano a la realidad… y todo esto es difícil. Hagamos lo que hagamos los periodistas, ya seamos periodistas de calle o institucionales, tenemos que darle vueltas a las palabras, a los verbos para que lo que escribamos resulte atractivo. Y, eso es del todo un trabajo creativo… Por tanto, no nos han valorado en este sentido y probablemente nunca lo harán. Nos hemos convertido en meros transcriptores, en vehículos de traslado de información, pero, ¿dónde está la chispa que cada uno de nosotros puede aportar? Dentro de cada uno de nosotros. Hay tantas formas de contar algo como periodistas. Eso es lo que se debería valorar y pagar. Lo cierto es que yo fui más escritora que periodista. Es una cualidad que casi todos poseemos, solo que en diferentes tantos por cientos. ¿Cómo se sabe? Para responder a esta pregunta ya me llamáis por teléfono.


-¿DE QUIÉN APRENDISTE, A QUIÉN ENSEÑASTE?-— Yo siempre he aprendido y me gustaría seguir aprendiendo. Creo que he tenido la suerte de aprender de los mejores periodistas, de los decanos de la prensa que ya no están entre nosotros. Aprendí mucho en RNE y de sus profesionales. En mi mente quedan imágenes y anécdotas para el recuerdo con Alberto Martínez- recientemente desaparecido-, Jóse Ángel García, Jóse Luis Jover, Emilio López, Luis Calvo, Jóse Luis Muñoz, Alfonso Villora, Ángel Lobo, Jóse Ignacio Olona, Pedro Antonio Fuentes. ¡Qué grandes¡ Y que poco nos acordamos de ellos. Bueno, yo sí. Ahora que nos falta Alberto es como si nos faltase ya una parte de la memoria. Aprovecho este espacio para rendirle mi homenaje y expresar la pena que me ha producido que se marchase. Eso sí, el día que le ví por última vez me invitó a una barbacoa… Así era uno de los mejores, siempre con buen humor y con una sonrisa amplia y tranquila.
También quiero recordar aquí a Ángelines Taranilla, de quien me ha dicho hoy Elisa Bayo, y es verdad que es como una Hada Madrina. Es verdad.


-ANÉCDOTAS VIVIDAS EN TU TRABAJO PERIODÍSTICO DURANTE ESTOS AÑOS-— Muchas, tantas anécdotas que están todas atesoradas en un cofrecillo. Pero realmente magníficas. Y muchas de estas anécdotas han servido para unirnos a todos más allá de lo profesional. Algunos periodistas, desplazados de nuestras ciudades de origen, creamos aquí nuestras familias de amigos…Las casas llenas de gente, comidas en el campo, excursiones, viajes, cine, teatro, conciertos… Ahora, ya tocan otra ocupaciones que en mi caso son Olivia y Daniel. Aunque siempre tengo tiempo para la gente que aprecio y quiero.

Foto: Ortega

Comparte este post con tus amigos